Javier+Rocío

Bonita experiencia en el Cortijo el Madroño, ¡uno de mis lugares favoritos! Hacer vídeos de boda en Jaén es algo que me encanta. Cada lugar, cada pareja, cada instante, te deja huella. Cuando además me encuentro con personas divertidas, auténticas, que tienen esas ganas incontenibles de disfrutar cada segundo como si fuera el último, y me dejo llevar por sus emociones, por su energía, soy feliz. Compartir momentos y volver cargado de buenas sensaciones. Es todo lo que necesito. Estar entre personas que han dado la mejor versión de sí mismos. Pequeños tesoros que guardo para siempre. Un lujazo haber estado en esta boda tan chula!